shopify analytics ecommerce
HOME
Trabajando por la salud de la mujer en los países más empobrecidos del mundo
 
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
Cada minuto que pasa muere una mujer en los países más empobrecidos del mundo como consecuencia de complicaciones surgidas durante el embarazo o el parto

 

 

PALUDISMO Y EMBARAZO

Hembra del mosquito Anópheles, responsable de la transmisión del paludismo

El paludismo —también llamado malaria— es una de las principales causas responsables de las altas tasas de mortalidad materna y perinatal en los países del sur.

Solamente en África, cada año quedan embarazadas 30 millones de mujeres residentes en zonas donde el paludismo (o malaria) es endémico, lo que supone un importante riesgo tanto para las mujeres mismas como para sus hijos. De hecho, anualmente se producen hasta 200.000 muertes neonatales en todo el mundo a consecuencia del paludismo en el embarazo.

Las mujeres embarazadas son particularmente vulnerables a esta patología. La disminución de la inmunidad frente al parásito inherente al embarazo aumenta sensiblemente el riesgo de enfermedad, anemia grave y muerte. Para el feto, el paludismo materno incrementa el riesgo de aborto espontáneo, muerte intrauterina, parto prematuro y bajo peso al nacer, una importante causa de mortalidad del lactante.

El problema ha estado desatendido durante mucho tiempo pero hay nuevos enfoques y compromisos que permiten albergar esperanzas de reducir la carga de morbilidad atribuible al paludismo en el embarazo y de mejorar la salud de las madres y de los recién nacidos.

Protección de la embarazada

Con base en los datos existentes, la OMS recomienda un enfoque de la prevención y el tratamiento del paludismo durante el embarazo centrado en tres vertientes:

  • Mosquiteras tratados con insecticidas

  • Tratamiento preventivo intermitente

  • Tratamiento eficaz de los casos de paludismo

El hecho de dormir con mosquiteras sigue siendo una importante estrategia para proteger a las embarazadas y a los recién nacidos de los mosquitos que transmiten el paludismo. Además, en zonas con elevada o moderada transmisión del paludismo por Plasmodium falciparum (el tipo de paludismo más prevalente en África), el tratamiento intermitente con antipalúdicos es una forma rentable de prevenir la enfermedad en el embarazo. Se recomienda administrar al menos dos dosis de un antipalúdico seguro y eficaz (en la actualidad, sulfadoxina-pirimetamina) a todas las embarazadas que vivan en esas zonas.

En las zonas donde la transmisión del paludismo es baja o inestable, las embarazadas tienen poca inmunidad frente a la enfermedad y un riesgo de sufrir paludismo grave dos a tres veces mayor que las mujeres no embarazadas. En estas zonas, el uso de mosquiteras y el tratamiento inmediato de las embarazadas diagnosticadas de paludismo son las principales estrategias preventivas y terapéuticas.

Intervenciones antipalúdicas durante la atención prenatal

Cerca de dos tercios de las mujeres del África subsahariana acuden a centros de atención prenatal al menos una vez durante el embarazo, lo cual representa una importante oportunidad para prevenir y tratar el paludismo. El objetivo es ofrecer a las embarazadas este conjunto de intervenciones, y en particular el tratamiento profiláctico intermitente, como parte de su atención prenatal, utilizando y fortaleciendo la infraestructura de la atención prenatal ya existente. Esta estrategia forma ya parte integrante de la iniciativa de la OMS «Reducir los Riesgos del Embarazo», que tiene por objetivo fortalecer los servicios prenatales y ofrecer medidas preventivas, tratamiento, asistencia y asesoramiento para mejorar todos los aspectos de la salud de las embarazadas y los recién nacidos.

En la primera Cumbre Africana sobre la Malaria, celebrada en Abuja (Nigeria) en 2000, los Jefes de Estado africanos se comprometieron a realizar intervenciones eficaces contra el paludismo al menos a un 60% de las embarazadas en el año 2005. Para lograr este objetivo, hay varios retos por superar.

Es necesario generalizar la realización de intervenciones antipalúdicas en las consultas de atención prenatal en África. En la actualidad, esto es más una excepción que la regla. No obstante, se están creando programas de gran escala y varios países africanos están revisando sus políticas a la luz de las recomendaciones de la OMS. Algunos han adoptado ya la estrategia como política.

Todavía quedan por abordar los principales temas de interés, entre ellos la resistencia a los fármacos y el uso seguro y apropiado de diferentes fármacos antipalúdicos durante el embarazo. A medida que aumenta la resistencia a los antipalúdicos también aumentan los problemas que plantean el tratamiento y la prevención del paludismo en las embarazadas. Por consiguiente, la investigación en este campo tiene gran prioridad. También se requieren investigaciones a fin de desarrollar estrategias de prevención para las mujeres que residen en zonas con transmisión baja o inestable y en zonas donde el paludismo por Plasmodium vivax constituye un problema durante el embarazo.

Es preciso llegar a las mujeres que no acuden a los centros de atención prenatal o que sólo acuden a ellos en la primera consulta o cuando la gestación ya está demasiado avanzada. Se necesitan nuevas estrategias para alentar a estas mujeres a que acudan temprana y regularmente a los centros de atención prenatal.que pasa muere una mujer en los países más empobrecidos del mundo como consecuencia de complicaciones surgidas durante el embarazo o el parto.

 
-------------------------

-------------------------
-------------------------
-------------------------
-------------------------
-------------------------
-------------------------
-------------------------
Asociación declarada de utilidad pública por el Ministerio del Interior (B.O.E. número 109, del 5 de mayo de 2009)